Skip links
Obrir
Arrossegar

Reglamento de Vehículos Históricos

Share

La Unidad Normativa de la DGT está a punto de iniciar la tramitación del proyecto del Reglamento de Vehículos Históricos que supondrá la sustitución de la normativa actual para la catalogación de vehículos históricos por un nuevo texto legal, más moderno, con el objetivo de simplificar el proceso y rebajar su coste. Así lo ha podido saber la RFME, que ha formado parte del grupo de trabajo creado por la DGT para este fin.

Los vehículos de más de treinta años con matriculación ordinaria e ITV en vigor tan solo deberán presentar en la Jefatura Provincial de Tráfico la documentación y una declaración responsable de su propietario, obteniendo así la clasificación como vehículo histórico. Para los vehículos sin matricular se establece un procedimiento simplificado con respecto al actual. Se deberá obtener un Informe Técnico favorable en un Servicio Técnico de Vehículos Histórico, válido para todo el territorio nacional, pasar una Inspección Técnica en ITV y después acceder a la matriculación como Vehículo Histórico en la Jefatura Provincial de Tráfico.

Ya se ha presentado en el Congreso el borrador elaborado por Interior, DGT y FEVA de la nueva ley que regulará los vehículos clásicos, así como su nueva catalogación y matriculación histórica a falta de que se presenten las alegaciones para su aprobación, por lo que previsiblemente entrará en vigor antes de que acabe el 2022. Habrá dos opciones para hacerlos históricos y que no se vean afectados por las restricciones obligatorias a partir de 2023 en cualquier población europea de más de 50.000 habitantes (o de 30.000 con altos índices de contaminación). En ambos casos desaparecen los intermediarios de la comunidades autónomas, ya que será lo mismo a nivel nacional como ya lo es en Alemania, Francia, Reino Unido…
Opción A: para vehículos en estado original. También desaparecen los laboratorios intermediarios, ya que están en estado original y pasaron por el laboratorio en su día (los clubes certificarán la originalidad del vehículo). Supondrá un coste total de 200-300 euros en lugar de los 1.000 anteriores.
Opción B: para aquellos vehículos con modificaciones en los que éstas no superen los 15 años de diferencia entre la fecha de finalización de fabricación del vehículo y la modificación en sí misma. Tendrán que pasar por laboratorio, lo que encarecerá un poco el proceso, pero no en los precios de antes.

Aquest lloc web utilitza cookies per millorar la vostra experiència web.